Presentación

El proyecto “Caoba – Rumbo Sur” consiste en una propuesta de navegación oceánica para el verano 2020-2021, con la singladura Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina.

Se trata de un proyecto que articula navegación, ecología, socialización y educación, a cargo del Capitán Sigfrido Nielsen y con la coordinación de Aníbal Risso. Se propone así una experiencia integral de navegación a vela.

La tripulación estará compuesta por aproximadamente 30 personas que irán rotando entre las piernas de la singladura. Se trata de mujeres y varones con diversas trayectorias en navegación, edades y aptitudes náuticas, profesionales y personales, que se conocieron a través del Club Náutico Sudeste, principalmente a través de su Escuela de Vela.

Principios y Objetivos del proyecto

Los principios del proyecto “Caoba – Rumbo Sur” son el respeto por la naturaleza, la aceptación del ciclo de la vida, su regeneración y la integración del ser humano con ella como parte de un todo necesario para la armonía y supervivencia no sólo de la especie humana sino de la vida en el planeta. Es así como el Ouróboro, la serpiente que se encierra a sí misma al morder su propia cola representando el ciclo de la evolución, es el símbolo que encarna el proyecto.

Contextualizado en tales principios, el propósito fundamental del proyecto es educativo, tanto en el arte de la navegación a vela como en el respeto y cuidado del medio ambiente.

Navegación

El proyecto “Caoba – Rumbo Sur” parte de comprender que la navegación a vela en general, y la oceánica en particular y sobre todo hacia el Sur de la Argentina, nos ofrece una oportunidad excepcional para poner en juego nuestros conocimientos y destrezas físicas, y para conectarnos con la naturaleza.

Desde la planificación del derrotero con la selección de los puertos en los cuales recalar, la evaluación de las condiciones climáticas y mareológicas posibles y –acorde a las mismas- preparación del barco, ya estamos tomando conciencia de la necesidad de atender a la naturaleza para transitar por la misma de manera segura. Esto se verá potenciado al momento de la navegación en sí.

El proyecto se propone asimismo aprovechar los avances tecnológicos, en particular GPSs y dispositivos de comunicación que facilitan la navegación y seguridad (VHF, BLU, AIS, Radar, Teléfono satelital, InReach, etc.), utilizándolos de manera articulada con las tradicionales técnicas artesanales de navegación (cartas náuticas en papel para dibujar la derrota, pínulas, sextante, barómetro, etc.).

Ecología

Partiendo de la idea de que es fundamental tomar conciencia que todas las personas somos parte de la naturaleza y del ciclo de la vida, el proyecto “Caoba – Rumbo Sur” se propone contribuir a:

- educar en el respeto por el medio ambiente y la diversidad de la vida;

- difundir información sobre las riquezas naturales del planeta, y

- ayudar a la toma de conciencia del cambio climático y del impacto de las personas en el mismo.

Para aportar a tal propósito, como parte del proyecto, ya se ha entablado contacto con centros de investigación de biología y geología marina como así también organizaciones ambientales, parques marinos y áreas de conservación de fauna y flora patagónicos, para realizar visitas.

Asimismo, se prevé documentar fotográfica y fílmicamente el viaje, para difundir el material resultante por distintos medios gráficos y redes sociales, entre otros.

Parte de este material, además de cuestiones vinculadas a la navegación y a la vida a bordo, incluirá entonces pingüineras, loberías, reservas naturales marinas y terrestres, naturaleza salvaje, fiordos, ventisqueros, bosque magallánico.

Socialización

Entendiendo la idea de socialización en un sentido amplio, el proyecto “Caoba – Rumbo Sur” se propone como una experiencia de convivencia e intercambio entre mujeres y varones con diversas trayectorias en navegación, edades y aptitudes náuticas, profesionales y personales.

Se incluye como parte de estos objetivos el trabajo colaborativo que se inicia en la preparación del barco en puerto para las exigencias de la naturaleza a las cuales se prevé que el barco será sometido en la travesía, así como en la resolución de cuestiones logísticas. Las aproximadamente 25 personas que conformarán la tripulación colaboran de estas tareas de diferentes maneras en función de sus posibilidades, para ir formando así un equipo y no sólo la suma de individualidades.

La participación en la preparación del barco permite además ir conociendo el barco, sus maniobras, las condiciones de seguridad con que cuenta y entender por qué se realizan las distintas mejoras. Estas tareas de preparación, sobre todo para la tripulación con menos experiencia, forman parte del proceso de aprendizaje, y permite a todos identificarse e involucrarse cada vez más tanto en la dimensión náutica como ecológica del proyecto.

Al momento de la travesía en sí, la convivencia en subgrupos de entre 5 y 8 personas (según la etapa), no es siempre sencilla. Sin embargo, la propuesta de estas tripulaciones rotantes y mixtas es continuar con el trabajo colaborativo y respeto mutuo, enfocándose en aquello que potencia nuestras capacidades como grupo, aprendiendo unos/as de otros/as.

En ese marco el proyecto “Caoba – Rumbo Sur” no tiene propósitos comerciales.

Singladuras y Proyectos previos

El proyecto “Caoba – Rumbo Sur” no es el primer proyecto educativo de navegación, aunque sí el más grande, que ha desarrollado la embarcación, bajo la capitanía de Sigfrido Nielsen y la coordinación de Aníbal Risso.

Cuando el barco fue traído desde Mar del Plata a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en mayo de 2017, la tripulación estuvo compuesta por alumnos y ex-alumnos de la escuela de vela del Club Náutico Sudeste.

En octubre de ese mismo año desde la escuela de vela se organizó una conserva a Punta del Este para recibir a la regata Clipper de la vuelta al mundo, de la cual participó el Caoba junto a 3 barcos más, con una tripulación compuesta por socios del Club Náutico Sudeste y alumnos/as del curso de patrón, rotando la tripulación entre la ida y el regreso.

Posteriormente, en abril de 2019 el barco realizó su primera travesía oceánica importante: la pierna Buenos Aires – Angra Dos Reis (Brasil), unas 1100 millas náuticas en total. Regresó en Diciembre de 2019.

En algunas de las etapas de ese año de navegación participaron nuevamente socios del Club Náutico Sudeste, alumnos/as y ex-alumnos/as de la escuela de vela.

Estas singladuras, y algunas de menor alcance (como Colonia, Riachuelo, Sauce, La Plata), transcurrieron sin inconvenientes mayores con la embarcación ni las tripulaciones, y fueron ocasiones para verificar el rendimiento y realizar las mejoras en el barco así como en la dinámica interpersonal, todo lo cual habilita un proyecto de envergadura como el “Caoba – Rumbo Sur”.

Responsables del proyecto

Sigfrido Nielsen. Licenciado en Geología. Armador y propietario de la embarcación. Piloto de Yate PNA (2005). Apasionado por la naturaleza, navega desde hace más de 40 años, participando en regatas, salidas recreativas y desde hace varios años colabora con la escuela de vela del Club Náutico Sudeste en los cursos de Timonel y Patrón en salidas educativas. Se desempeñó como docente náutico de la Universidad Nacional de Córdoba (1983-84).

Orientado en los últimos años a la ecología y a contribuir a concientizar la sociedad acerca del impacto del ser humano en el planeta, se ha propuesto usar a esos fines la embarcación Caoba como medio de difusión respecto a los principios enunciados.

Aníbal Risso. Navegante profesional, Piloto de yate PNA, con muchas millas recorridas por distintos mares trasladando barcos y participando de regatas oceánicas y nacionales, participando en categorías monotipos y fórmulas. Profesor de navegación deportiva desde hace 30 años, ha ejercido en distintas instituciones durante su carrera y en los últimos 9 años ha estado a cargo de los cursos de Timonel y Patrón del Club Náutico Sudeste. También, en el contexto del Club Náutico Sudeste ha coordinado y realizado viajes por la costa de Brasil y un cruce del Atlántico con socios/as y alumnos/as.

Participó en el armado de las tripulaciones desde los primeros viajes del Caoba en el inicio de esta aventura de vida de su Capitán Sigfrido Nielsen.

Derrotero previsto

Extensión de la derrota: unas 4300 millas náuticas, cantidad de tripulantes: aproximadamente 30 nautas.